Claves para ser competitivos en 2021

foto perfil@pablorossib, emprendedor en La Araucanía

Comenzó un nuevo año y quiero pensar que a diferencia del 2020 será mejor. La pandemia continuará entre nosotros, pero ya sabemos de qué se trata y cómo intentar contenerla. O al menos, ya nos animamos a hacerle frente.

En el sector privado y entre empresarios escucho con frecuencia la frase: “Se viene un 2021 difícil, desafiante…”. Estamos todos de acuerdo con esto, pero ¿qué estamos haciendo como región para seguir siendo competitivos en un mercado pequeño y por momento menos productivo?

Propongo algunos ejes temáticos donde creo que debemos poner foco en este año electoral, pandémico, con crisis mundial y de economías titubeantes.

He visto a lo largo de la pandemia muchas personas que instintivamente buscan reinventarse al quedar sin empleo. Valorable en el sentido de salir adelante, pero se necesita profesionalizar mucho más el emprendimiento. Mejorar mucho los procesos, tener una matriz administrativa y productiva que le permita al micro emprendedor ofrecer algo de calidad como “experiencia” de compra. En definitiva, está lo más importante que es el talento, falta pulir lo que ofrecemos para que el producto final se resuma en una buena experiencia de consumo. Debemos profesionalizar los emprendimientos.

De la mano con lo anterior, tenemos que activar nuestra creatividad. Al caminar por las calles de Temuco cuesta encontrar emprendimientos diferentes. Hay en exceso ventas de pan amasado, cafeterías, hamburgueserías; empresas que lavan autos y botillerías. Y honestamente existen oportunidades para establecer tiendas más creativas, que ofrezcan productos diferenciadores o productos que muchas veces observamos en internet en otras partes de Chile, pero que aquí no llegan. Y me atrevo a decir que hay una gran masa de gente que espera cosas novedosas. Hay un público objetivo dispuesto a invertir. Busquemos productos diferenciadores. Mostremos nuestro valor agregado.

Todos hemos sido víctimas en alguna medida del quiebre de stock de diferentes productos, algunos más esenciales que otros. Creo sin embargo, que a través de una buena planificación y almacenamiento, hay una oportunidad única para las empresas de la región de poder comercializar sus productos de una forma más masiva si lograran potenciar la logística y así marcar una ventaja competitiva respecto a sus más inmediatos competidores. Más arriesgado aún, me atrevo a decir que encontraremos muchas oportunidades de hacer crecer nuestros números, incluso quitándole participación a actores más potentes de la RM que hoy no están en condiciones de brindarnos una atención como antes lo hacían. A menudo perdemos el foco pensando que “manda precio” y hoy la premisa que manda es logística, rapidez y, por tanto, soluciones.

Ante la incertidumbre, considero que las empresas deben necesariamente invertir de forma contra cíclica para capitalizar sus negocios. El crédito COVID que se lanzó para empresas en 2020 es un “salvavidas” que bien utilizado puede significar a las compañías oportunidades hasta de ampliar su giro y ofrecer experiencias diferentes. Créditos hipotecarios que nos permitan ponerle ladrillos a nuestros negocios y que año a año puedan capitalizarse por la plusvalía que ofrece el mercado. Aprovechar el capital para cambiar procesos invirtiendo en infraestructura y lanzarnos de cabeza a innovar, replanteando nuestro modelo de negocios.

Por último, creo que uno de los puntos más flacos de la IX Región está en lo referente al almacenamiento y gestión de datos. Tal como relata Yuval Noah Harari en su libro “21 lecciones para el siglo XXI”, si no somos conscientes del riesgo que esto supone y tomamos nuestra poca experiencia como una oportunidad para regularlos, los datos se concentrarán en unas “pocas manos y la humanidad se dividirá en diferentes especies”. Trasladando esto a la nuestra región, debemos trabajar en regular, legislar y darle un marco normativo a la concentración de datos. Debemos tener una gestión activa y un Estado que de garantías sobre dicha temática. Esto puede significar una oportunidad para hacernos fuertes en este nuevo diseño mundial, de lo contrario quedaremos relegados y rehenes de empresas foráneas que moldearán nuestro ADN.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario